“Plomo en los bolsillos” – Ander Izaguirre

“He llegado muy lejos en el dolor” – Miguel Induráin

plomo

Contraportada:

“Pélissier, ganador del Tour de 1923, protestaba contra la dureza del reglamento: «Pronto nos colocarán plomo en los bolsillos». El pequeño Robic, ganador del 47, se cargaba de plomo para bajar más rápido. Para el autor, la magia del ciclismo nace siempre de ese misterio que existe más allá de la frontera del sufrimiento, y el sufrimiento que impone el Tour es de plomo, como lo es el empeño de los ciclistas. En ese equilibrio se mueven los dieciséis episodios de este libro en el que se descubre la cara B del Tour de Francia, desde las victorias y derrotas más legendarias hasta las malandanzas de los primeros corredores del Tour; historias trágicas como las últimas 40 pedaladas de Tom Simpson antes de morir en el Mont Ventoux o divertidas como la de Vicente Blanco, un cojo bilbaíno que se dopaba con bacalao y que pedaleó hasta París para salir en el Tour. Anécdotas que destacan la épica y el sufrimiento del ciclismo pero también la generosidad y gentileza que se desprenden de este deporte. Los duelos memorables entre Coppi y Bartali, Anquetil y Poulidor, Kübler y Koblet, Merckx y Ocaña o las hazañas de Induráin, Hinault y Amstrong, pero también el reconocimiento a las figuras menos visibles y reconocidas como Walkowiak, que se arrepintió de ganar el Tour, o el argelino Zaaf que a las puertas de ser el primer africano en ganar una etapa del Tour se emborrachó y cayó mareado.”

Lleva este libro el subtítulo de “malandanzas, fanfarronadas, traiciones, alegrías, hazañas y sorpresas del Tour de Francia”, y está bien elegido, porque de tales vivencias están plagados los textos que lo conforman.

Tiene en mi opinión esta obra dos grandes virtudes:

Por un lado en la primera parte encontramos las historias sobre las que todos los aficionados a la eṕica del ciclismo hemos oído hablar alguna vez, o sobre las que ya hemos leído con anterioridad. Lo reseñable aquí es el exhaustivo trabajo de investigación que ha realizado el autor para complementar o completar esas historias con nuevos datos, sobre todo en el ámbito personal, humano, de los protagonistas.

Como ejemplo, todos conocemos lo maniático que era Mercks con las medidas de su bicicleta; todo tenía que estar controlado al milímetro: tija, potencia, distancia sillín al manillar, etc, etc.. pues bien, resulta que todo era debido a un tremendo accidente que sufrió el “Caníbal” al inicio de su carrera entrenando tras moto, que le causó una desviación de la columna y como consecuencia de la cual padecería tremendos dolores de espalda durante el resto de su vida. De ahí la minuciosidad en las cotas de su bici para mitigar esos dolores.

La otra gran aportación de Ander a la literatura ciclista, viene de del extenso y profundo espacio que dedica a los ciclistas españoles: Ocaña, Tarangu, Indurain, Delgado… Merecido esfuerzo para unos héroes que suelen ser minusvalorados en este tipo de publicaciones (quizá porque suelan ser extranjeras y dediquen más espacio a sus compatriotas). Y ésto, unido a lo que comentaba en el apartado anterior, a ese estudio en profundidad del ser humano que acompaña al personaje, nos acerca al hombre de carne y hueso que subyace bajo el mito, y con ello crece aún más la admiración debida a estos seres “imperfectos” por las gestas que alcanzaron. Ocaña, “el ciclista más trágico y desgarrado” o Induráin “que llegó tan lejos en el dolor” son dos exponentes de ello.

Me gustó el capítulo que dedica a Lance Armstrong. El libro está publicado mucho antes del escándalo de este verano, y pese a ello creo que sigue vigente lo que se cuenta en el mismo. Sería muy mezquino creer que bastaría con doparse para conseguir el palmarés del ciclista tejano.

Mención especial para dos capítulos del libro que me parecen sublimes: El dedicado a los gregarios, en este caso en la persona del belga Vansevenant, farolillo rojo estos últimos años en el Tour de Francia y otros ilustres portadores del mismo galardón. Y el epílogo, titulado “Así dejé el ciclismo” donde el autor nos cuenta anécdotas de su carrera deportiva con un gran sentido del humor.

En resumen, un libro muy recomendable. De lo mejor que ha pasado por mis manos. Bien escrito, con un concienzudo trabajo de base, ameno, riguroso y de la pluma de alguien que conoce el “mundillo” de primera mano.

Pdta: Los aficionados salmantinos estamos de enhorabuena, porque el día 13 en la librería Hydria tendremos a Ander Izagirre presentando el libro. Un auténtico lujo.

¿Te interesa este libro?

Ahora lo puedes comprar cómodamenteAQUÍ en la biciclibrería ambulante de La Biciteca, y te lo enviamos a casa.

Anuncios

Una respuesta a ““Plomo en los bolsillos” – Ander Izaguirre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s