Un nombre en la carretera – Por Hugo Milhanas Machado

     Comenzamos hoy a publicar los textos que nuestro amigo y colaborador, Hugo, “bicioso” confeso como nosotros , y gran conocedor del panorama y la historia del ciclismo en su país, Portugal, compartirá con todos nosotros. Creemos desde La Biciteca que en España no le prestamos demasiada atención a lo que ocurre en el país vecino en torno a la bici, y trataremos de enmendarlo con la ayuda de Hugo, al que le damos las gracias desde aquí por su ayuda.

      Antes de más: gracias, Gamito.

     Mucho se ha escrito en las últimas semanas desde que Vítor Gamito, ex-ciclista profesional portugués de 43 años (21/04/1970), anunciara su intención de volver a disputar la Volta a Portugal en bicicleta del próximo año. Vencedor de la “Grandíssima” en el año 2000, tras un demoledor y memorable ataque en la ascensión a la Sierra de la Estrella en la décima etapa de aquella edición [de la que podemos leer una excelente reseña en el reciente Ascensiones Secretas, de Daniel Friebe y Pete Goding], el ciclista de Lisboa sería obligado a abandonar repentinamente la competición profesional después de que le diagnosticaran en Mayo de 2004 un bloqueo aurícula-ventricular, impeditivo para la competición al más alto nivel. Parecía llegar así a su final, de modo precoz e inesperado, una carrera deportiva marcada tanto por los éxitos como por el infortunio, una larga y trabajada trayectoria profesional donde los triunfos convivieron de modo íntimo con las caídas y la enfermedad [ver vídeo anexo].

      Apodado el “Poulidor portugués” por su segundo lugar en las ediciones de 1993, 1994, 1996 y 1999 de la Volta (en esta última a 9 segundos de David Plaza), Vítor Gamito debutó en categoría amateur con el maillot del G.D. de Peniche en la temporada de 1985, pasando a profesionales en 1992 con el Sicasal-Acral. En 1998, tras dos años corriendo en equipos españoles (MX Onda/Deportpublic, 1996, y el mítico Estepona en Marcha de 1997), ingresa en la estructura del Porta da Ravessa portugués, dónde permanece hasta su incorporación en 2002 al Barbot–Torrie y se impone, por fin, en la clasificación general de la Volta. En 2003 ganaría su (hasta ahora) última etapa en la Volta a Portugal con los colores del Cantanhede–Marquês de Marialva, firmando con el potente equipo Milaneza–Maia para la temporada siguiente, la de su imprevisto abandono. Desde entonces, sin embargo, y tras exhaustivos exámenes médicos que ahora avalan su reingreso en el pelotón profesional, Vítor Gamito no paró de dar pedales. Lo atestiguan su participación y el brillante palmarés logrado en más de cien pruebas de MTB a lo largo de esta última década: vencedor en categoría Master de la Milenio Titan Desert 2011, vencedor por partida doble de la TransPortugal Garmin Race, 2012 y 2013, y vencedor de la categoría Master de la Douro Bike Race 2013.

     Asimismo, y a tenor de un espirito competitivo intacto a los 43 años, el desafío amateur volvió a quedarse corto para Vitor Gamito, y el pasado 4 de Noviembre saltaba la sorpresa con la publicación en la red Facebook de una nota dando cuenta de su disposición para volver a disputar por última vez la Volta a Portugal. El aficionado acusó la alegría: solo hay que consultar hemeroteca de este último mes y los centenares de mensajes publicados en las redes sociales para atestar el importante poder movilizador del gesto. Un héroe popular como pocos, seguido por miles de entusiastas de las ruedas finas y de los tórridos y no menos románticos meses de Agosto cumplidos sobre una bicicleta, ejemplo de valentía y pundonor, en suma, el protagonista de algunas de las tardes más inolvidable de nuestra memoria deportiva se disponía a sufrir de nuevo en la prueba reina del calendario velocipédico portugués.

      El paso indispensable para la concretización del deseo, la formalización de una propuesta por parte de alguno de los seis equipos profesionales portugueses, lo dio, por fin, el conjunto LA Alumínios–Antarte, firmando con Vítor Gamito un contrato profesional para la temporada 2014. Entre las cinco pruebas previstas dónde tomará la salida se cuenta la 76ª edición de la “Grandíssima”, “ahora sí, la última”, según sus propias palabras. Lo veremos en Agosto del próximo año, y seguramente que el aficionado no perderá la oportunidad de acudir a las cunetas para asistir al adiós de un atleta de 44 años a las carreteras y montañas que tanto amó y en las cuales tanto nos hizo emocionarnos. Ahora sí, lo debo decir en mi lengua: Obrigado, Vítor Gamito.

     ¿De qué color pintaremos su nombre en la carretera?

Hugo Milhanas Machado

@hmmachado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s