La importancia de la cultura ciclista

     Esta es una pregunta que me hacen a menudo ultimamente, desde que el proyecto de La Biciteca empieza a ser conocido cada vez por más gente. ¿Qué significa eso de “cultura ciclista”? ¿Por qué esa necesidad de difundir la cultura ciclista? ¿Por qué esforzarse tanto en organizar actos, en participar en eventos, en colaborar, en difundir…?

     Hoy mismo, grabando una entrevista para Bicitlán Radio , programa dedicado a la difusión y promoción del uso de la bicicleta en México DF, salía a la luz esta misma cuestión, y he lamentado no tener a mano la entrada que ha escrito José Gutiérrez en su magnífico blog Randoneur.blogspot del que ya os he hablado en otras ocasiones, y cuya visita de nuevo os vuelvo a recomendar porque lo interesante de los temas que trata, el enfoque que les da y su maestría a la hora de juntar palabras se lo merecen.

     Os dejo simplemente un párrafo, para que luego os paséis por su blog y leáis  ésta y otras entradas. Estoy seguro que os resultarán muy interesantes.

El ciclismo, el que yo practico, no está alejado de algunos de los personajes que he recordado hoy. Mi afición es tan adaptativa como la carrera profesional de Alfredo Landa, me desenvuelvo con soltura, alegría y felicidad en muchas de sus modalidades: desde la BTT hasta los recados callejeros, pasando por la carretera, los paseos dominicales o los viajes con niños en un remolque. Me gusta tratar de ser creativo con mis planes y proyectos ciclistas: grandes viajes, citas clásicas, disfraces antiguos, retos de gran esfuerzo, salidas cañeras llenas de ascensos terribles o la parsimonia del lijado y el pintado en una restauración. Casi como Lou Reed y su música. Pero es que además “la bicicleta” del siglo XXI está necesitada de sus “Mandelas” transformadores, personas que participemos en eventos, en reivindicaciones pacíficas, en acciones cívicas que favorezcan la implantación de su uso en las ciudades y que el disfrute rodado por las carreteras pueda resultar definitivamente seguro. Para ello no sólo basta con pedalear, hay que actuar, hay que crear cultura ciclista: escribir, opinar, proponer, usar, compartir, editar, publicar, leer, visionar, dinamizar, etc. Y tal como lo hacía Fernando Argenta con la música, de forma desenfadada y pedagógica, sin que ello suponga, en modo alguno perder criterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s